El estado del Marco Nacional de Cualificaciones de Italia

En Italia hay dificultades para encontrar una implicación política entre los diferentes niveles de la administración, ya que cada uno de ellos tiene sus propias competencias, y tienen que estar todos de acuerdo sobre las decisiones que se deben tomar. Las cualificaciones de la educación general y superior, por ejemplo, son competencia del Estado, mientras que las cualificaciones de formación profesional son competencia de las regiones. El reto consiste en comparar y hacer corresponder las cualificaciones regionales con el fin de desarrollar un marco nacional de cualificaciones.

 

Italia está entre los países que se encuentran en una etapa inicial de la implementación del Marco Europeo de Cualificaciones. Esto significa que Italia no tiene “unos marcos de cualificaciones completos y que las cualificaciones no se describen todavía en términos de resultados de aprendizaje”.

 

Debido al hecho de que no tiene todavía un apoyo político seguro para un Marco Nacional de Cualificaciones (MNC), Italia hará corresponder sus cualificaciones formales al Marco Europeo de Cualificaciones (MEC) sin un MNC, aunque adoptando una metodología y criterios nacionales con el fin de presentar la interacción entre las cualificaciones nacionales y los niveles del MEC. La implementación del MEC está dirigida por el Ministerio de Educación, Universidades e Investigación y el Ministerio de Trabajo y Políticas Sociales en cooperación con las regiones, las provincias autónomas y los interlocutores sociales. El Instituto Nacional para el Desarrollo de la Formación Profesional (ISFOL, en italiano) es el encargado de elaborar las metodologías nacionales y coordinar los grupos de expertos que incluyen también a los interlocutores sociales. El Instituto Nacional para el Desarrollo de la Formación Profesional gestiona el proceso de implementación del MEC y prepara el informe técnico, se comunica con las partes interesadas y planifica e implementa la fase de datos de cualificaciones nacionales. Italia utiliza un enfoque de resultados aprendizaje y los descriptores de nivel del MEC: se emplean ocho niveles del MEC y descriptores de nivel para vincular todas las cualificaciones nacionales de la educación formal y la formación al MEC.

 

Se han producido reformas acerca de los principios del MEC y el enfoque de los resultados de aprendizaje, pero no ha tenido lugar un debate real sobre los resultados de aprendizaje nacionales y sobre cómo se hacen corresponder las cualificaciones de los diferentes subsistemas (formación profesional, educación superior, educación general) a los resultados de aprendizajes explícitos y sobre cómo se relacionan entre sí. Parece que falta un compromiso político claro. Los siguientes pasos son implementar una ley nacional sobre el mercado de trabajo, fijar prioridades para los estándares de cualificaciones nacionales basados en los resultados de aprendizaje y desarrollar un registro nacional de cualificaciones y un sistema público nacional de certificaciones.